Publicado en Textos alumnos

El Sacromonte


 
Mi primera experiencia con las cuevas de Granada fue durante septiembre, después de dos semanas en España, cuando conocía un grupo de jóvenes granainos. Me explicaron que habían vivido una vida un poco diferente pero no entendí el significado hasta el final de la noche, cuando me invitaron a su casa. Estuvimos caminando entre el bosque donde finalmente vi su casa, pero no era una casa o piso regular, era una cueva sin nada más que una cama y una mesa.
Tres meses después, tuve el privilegio de visitar otra cueva con mi clase. Mi profesor nos explicó que había habido una intervención de la policía para eliminar las cuevas de Granada para espacio de un nuevo hotel. En mi opinión, esto significa la eliminación de un aspecto cultural muy rico de Granada. Cuando conocí a la gente que vive en las cuevas, creí esto más. La cueva que visitamos era la cueva más bonita del mundo. El patio donde tomamos cervezas estaba en un jardín con una vista asombrosa. La Alhambra brillaba en la distancia, y el ruido de la ciudad era inexistente. Dentro de la cueva la mágica continuó porque la cueva era increíble, y porque los pensamientos y creencias de los dueños eran profundos.
Los dueños son una pareja, un hombre granaino, y su mujer gallega. El hombre dijó que esta cueva ha sido su casa toda su vida. El dueño anterior era su abuelo y con el tiempo la transformación de la cueva ha sido histórica. Para mí, la cueva era un museo. Yo sentía la historia y cultura de la cueva en el aire. Las habitaciones y cuartos de la cueva eran simplistas pero bonitas. Yo les dije que la cueva sería mi habitación perfecta.
Después de una pequeña gira, regresé de la sala donde mis compañeros de clase preguntaban a los dueños sobre la situación del hotel y eliminación de las cuevas. En realidad, la policía aún no ha venido a las cuevas, pero han habido rumores. Les preguntamos sobre sus sentimientos si las cuevas fueran destrozadas, y el sentimiento general era que sería cambiar totalmente el estilo de vida para la comunidad de las cuevas. Para ellos, esta comunidad es un escape de la vida de la ciudad. La dueña ha dicho que sus vidas son tranquilas y con un cambio como un hotel para los vecinos el ambiente sería totalmente diferente y una parte de la cultura de la cueva moriría.
Terminamos la noche con una visita a la cueva del vecino, Paco, y miramos la ciudad desde la parte superior de Granada. El cielo nunca mira tan bonito. Con mis preparaciones para de salir de Granada, solo puedo esperar que las cuevas aún estén allí cuando regrese en el futuro. Creo que tuve la oportunidad de ver una obra de cultura e historia y espero que más personas puedan ver este estilo de vida antes de que sea demasiado tarde.

AMY ELIZABETH LEVINE

Un comentario sobre “El Sacromonte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .